viernes, 6 de junio de 2014

RESEÑA: LA INVENCIÓN DE HUGO CABRET

Hoy os dejamos una reseña literaria por cortesía del blog Puesto de lectura. Hemos escogido este reseñador porque es ajeno al mundillo steampuk y eso hace que nos muestre su visión sobre la novela, más allá del uso de la estética que suele ocuparnos.



Portada del libro "La invención de Hugo Cabret"
 
Editorial: Ediciones SM
Fecha de publicación: 2007
Páginas: 534
ISBN: 9788467520446
 Precio: 21,35€


SINOPSIS 
Ambientada en Francia en el siglo XIX, Trata de un niño de unos doce o trece años que por circunstancias queda al cargo del mantenimiento de todos los relojes de una estación de ferrocarril y que tiene una especial predilección por las tuercas, tornillos, ruedas dentadas y toda esa maquinaria de los relojes y los autómatas. La peculiaridad es que ha de mantener en secreto su vida entre los relojes, pues es huérfano y no quiere que lo lleven a un orfanato, pero tiene una obsesión por descubrir un mensaje que piensa que le dejó su difunto padre, y durante una de sus escapadas para obtener material es descubierto por una joven de su edad y por un viejo juguetero con un humor bastante agrio. 


AUTOR
Nacido en East Brunswick, Nueva Jersey, Brian Selznick se graduó en la Escuela de Diseño de Rhode Island. Con su primer libro, The Houdini Box, obtuvo una notable repercusión entre la crítica y el público, así como dos premios, el Texas Bluebonnet y el Rhode Island de literatura infantil.
Sus trabajos en The Dinosaurs of Waterhouse Hawkins, Walt Whitman: Words for America y en Amelia and Eleanor Go for a Ride también le valieron numerosas distinciones, entre ellas la Caldecott Honor, el ALA Notable Book y el Booksense Honor Book.
Selznick reconoce que encontró la inspiración para crear el mundo de Hugo Cabret después de leer Edison’s Eve: A Magical History of the Quest for Mechanical Life, de Gaby Wood, texto que, en palabras del propio Selznick, “contaba la verdadera historia de unos complejos autómatas a cuerda que fueron donados a un museo de París. La colección fue abandonada en un ático destartalado y, eventualmente, se tiró a la basura. Me imaginé a un chico encontrándose con máquinas rotas y oxidadas y, en ese preciso instante, nacieron Hugo y su historia”. 

Ilustración contenida en el libro
 
TRAS LA LECTURA 
Antes dije “se lee y se ve” y dije bien. Un elemento básico y muy importante en esta historia es la gran cantidad de ilustraciones que contiene el libro.
Los dibujos son de una calidad buenísima, todos en blanco y negro y parece que hechos a carboncillo o con lápiz, con un estilo que a veces semejan bocetos y otras dibujos perfectamente acabados...quizás en un punto medio muchos de ellos.
Lo realmente destacable es que no son dibujos de acompañamiento sin más, sino que los dibujos forman parte de la historia.
Repito para despistados: Los dibujos forman parte de la historia. Bonita cara se os queda xD
Lo que quiere decir eso es que hay partes que son narradas, y otras partes son directamente visuales. No dibujos de acompañamiento, sino dibujos que siguen contando la historia, entremezclándose con las letras ¿pero es un cómic? ¡No! Nada de cómics, los dibujos no tienen letras ni “bocadillos” donde los personajes hablen, simplemente son una especie de escenas en las que las cosas pasan. Recuerdo por ejemplo, una parte de la historia que corresponde a una persecución, en la que las letras dejan paso a los dibujos para contarnos todas las carreras que se dan los personajes en ella, y que luego se retoma con las letras al final de la persecución. Pues en cada capítulo, una parte se nos cuenta de forma visual, siendo así mucho más fácil meterse dentro del libro e imaginarse todo. Es en mi opinión una forma de meter al lector de lleno en la ambientación de la novela. Además, los dibujos son maravillas.

La historia está muy bien narrada, el lenguaje del libro es muy claro y el estilo es directo y cuidado, sin hacer falta demasiada descripción pues las imágenes se encargan de que nos metamos de lleno en los paisajes y en las situaciones. Los capítulos cortos hacen la lectura ligera y para nada aburrida. Además, la historia está contada de forma que las piezas comienzan a encajar unas con otras pero sin que el lector tenga ni idea de qué está pasando. Es decir, se ven relaciones entre personajes y objetos pero no se revela nada hasta el final, lo cual aumenta el misterio del hilo argumental.

 
De los personajes no quiero hablar mucho pues en este libro no sabría hacerlo sin desvelar nada importante, sólo decir que no son demasiados pero que sí están bien definidos (quizás demasiado y eso lo hace un poco planos...con comportamientos que te esperas de ellos, que no sorprenden demasiado) y se hacen cercanos a nosotros mientras vamos leyendo. Tienen sus personalidades bien identificables y no se hacen nada pesados. Como apunté al principio, Georges Méliès hace su aparición también.
De hecho según el propio autor: “He acariciado durante muchos años la idea de escribir una novela sobre Georges Méliès, pero esta historia solo comenzó a tomar forma verdaderamente cuando llegó a mis manos el libro “Edison´s Eve: A Magical History of the Quest for Mechanical Life”, de Gaby Wood”.
Y no es que el libro vaya sobre la vida de Méliès, pues el protagonista absoluto es el joven Hugo Cabret, pero sí que conoceremos de una forma muy entretenida, bastantes datos de la biografía del cineasta francés. El libro que el autor cita cuenta la historia de una colección de autómatas de Méliès que fue donada a un museo y cuyos responsables la dejaron en un desván quedando en el olvido y saliendo de allí para ir directamenet a la basura.
 
Este libro hará que aumente tu interés por el cine y sus comienzos, por el antiguo arte de los relojeros y sus creaciones de autómatas capaces de hacer verdaderas maravillas, y por el mundo de los magos e ilusionistas. Entre estos temas, la ambientación y el toque de "aventura sencilla" (sin grandes magias, ni superpoderes, con personajes "de la calle") hacen que parezca que uno está ante un libro como los de antes, como los clásicos. Últimamente la única novela de las actuales que me ha producido una sensación parecida ha sido "La evolución de Calpurnia Tate" (salvando las distancias, por supuesto).
Ojeándolo de nuevo mientras escribo esta opinión veo que el libro me recuerda de hecho a una película de cine mudo, donde las letras se intercalaban con las imágenes en blanco y negro. Pienso que esa es una descripción muy buena, ya que además cada página tiene un marco en negro (las que contienen texto también). Las imágenes semejan también un storyboard (un guión gráfico). Estéticamente está muy cuidado y la edición que yo tengo (desconozco si hay otras) es de gran calidad, con las tapas duras y sobreportada. Las páginas cosidas en vez de pegadas con cola, como merece una novela de este tipo y haciendo también valer sus más de 20€ de precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario